17

Crónica de la salida a San Vicente Parte 1

Gileristas en la Esso

Gileristas en la Esso

Lunes feriado. 6pm. Trato de abrir la puerta pero las manos me tiemblan, me ayudo con la otra mano y ahí consigo embocar la cerradura. En la cocina, la rubia me mira y veo en su mirada que no me reconoce. No la puedo culpar, tengo la piel de la cara cuarteada, los ojos rojos, vidriosos, los hombros encogidos, endurecidos por el vaivén del manubrio , la bufanda dándome tres vueltas desordenadas al cuello, huelo a nafta y siento la grasa en el pelo. Me ve tan hecho mierda, tan cansado y afectado por el frío y el camino que pregunta: «Valió la pena?» En un segundo pasan por mi cabeza todas las imágenes del día, desde que vi con tranquilidad el amanecer despejado de lluvia hasta el traqueteo final por la General Paz, pasando por la picadita en San Vicente y las charlas encuadradas con esas Gileras increíbles frente al río. Me río, no puedo parar de reír, de reír y de temblar. Me saco la campera, la dejo encima de la mesa y la miro «Si valió la pena? Obvio»

Ahora sí, vamos hacia atrás, a las primeras horas del domingo.

Me desperté cuando todavía no había amanecido. Con la casa en silencio preparé un par de sándwiches,  tomé unos mates y bajé a ver la moto. La Cohiba estaba ahí, erguida sobre el caballete, esta vuelta sin lavar, sin cambio de bujías, sin reponer el chiclé de aire del carburador que desapareció como tantas cosas que vibran y se aflojan y se pierden en las Gileras. Le metí aceite, dejé cargando la batería y cuando me levantaba sentí una horda de frío que se colaba por debajo del portón. Subí y me metí un pijama abajo del jean, agarré un polar, los guantes y la bufanda. Quince minutos habían pasado de las ocho cuando abrí el portón. Tummmm, tummmmm, algo trababa las hojas. Salí por la puerta, di la vuelta y me encontré con tres tipos durmiendo al refugio del techo de la cochera. Completaban la escena un cartón de tinto volcado, frazadas gruesas y bártulos varios desparramados. Traté de despertarlos pero no había caso. Decidí que lo mejor era usar la Gilera. Volví, puse contacto y brrrruummmmm, BRUUUUMMMMMMM. Los tipos se levantaron, uno me miró insolente, como si esa fuera su casa o algo así, yo seguía dándole al acelerador. Despejaron y pude abrir todo el portón. Salí a la calle y enfilé para la General Paz.

No pasó mucho tiempo hasta darme cuenta de que usar casco abierto era algo absolutamente inapropiado. Las orejas, eso fue lo primero. Sentía dolor, directamente dolor. Traté de acomodarme la bufanda pero no había forma. Después las manos. Con guantes y todo el frío se metía, llegaba. En un semáforo le di una mirada al motor y no lo dudé. Calcé las manos enguantadas hasta sentir la calidez de la combustión pero pronto se acabaron los semáforos y bajé por General Paz para el lado del Riachuelo. Pocos autos, el cielo despejado y ese frío terrible que no me dejaba relajarme. Yo avanzaba y avanzaba con la expresión contenida, pensando en el alivio de un café caliente. A todo esto, había alguien contento con la temperatura, el motor de la Cohiba. Se oía un rugido perfecto, uniforme, ese sonido del cielo que indica una maquinaria funcionando como debería. Metí acelerador y unos minutos antes de la hora ya estaba entrando a la Esso de Rivadavia. El único lugar libre era la cochera para discapacitados. Los días de frío son días de transgresiones. Subí la Gilera al cabellete y entré temblando a buscar un café caliente.

Al rato apareció Carlitos. Tenía la piel congelada, me acompañó con otro café y compartimos juntos ese momento cuando se escuchan los escapes de la Gileras y aparecen los amigos de siempre como Leito-215 y los nuevos compañeros de camino como Cristian y Gabriel de Coronas. Copamos la mesa, afuera copamos un sector del estacionamiento y se hizo la hora de salir.

La idea era comandar el camino con Gabriel en base al reconocimiento previo realizado por Carlitos y los chicos. Salimos a la General Paz y Gabriel me dijo «A sesenta va bien?» Contesté » Sí» Entonces salió disparado y cuando traté de alcanzarlo la Cohiba empezó a fallar en cuarta y después en tercera. Esperaba algún problema pero no tan pronto. Putee, puse cara Gimonte y salí a la banquina.

Las Gileras esperando

Las Gileras esperando

Paramos en una rotonda, cerca de una estación de servicio, Gabriel desplegó unas herramientas y me preguntó «Tiene platino?»  Searching… Searching… not found. Ya van unos seis años con la Cohiba y mi relación con la moto es como la relación con esas minas que sospechás un poco atorrantas y no les preguntás sobre su pasado. Me tocó necesariamente mandar a hacer retenes y válvulas para no intoxicar a los Gileristas del grupo, me tocó cambiar mangueras, filtros, bujías, cambiar algo de ciclística pero nada de sacar la tapa. Gabriel entonces reformuló su pregunta «Si le sacás la batería se apaga?» «Claro» Ahora sí. Puso manos a la obra, metió el destornillador, martilló por acá, por allá. Mientras tanto, yo cambié mi bujía china que ardía como una bengala de Cromagnon por una japonesa más fresca y recomendable.

A todo esto la tapa quedó ahí colocada entre las motos y Gabriel advirtió «Guai que no la pisen» Un minuto más tarde, una señorita media lela que bamboleaba la cabeza como esos perritos de taxi piso la tapa con ganas. Mi puteada le llegó a pesar de la música de Luismi que debía estar escuchando en los auriculares.

Probamos, colocamos la tapa y salimos. Tiempo total transcurrido: 5 minutos. Parecía una entrada a boxes en la carrera de Nurburgring.

Metí acelerador y avanzamos luchándole al frío que no cedía y era cada vez era peor. Pero la Cohiba ahora respondía y yo miraba para atrás, la columna de Gileras comía ruta sin problemas. Me olvidé por un rato del frío y sentí que la cosa iba bien.

(Continuará…)

Sebas

Sebas

En 2007 fundó esta web con el propósito de difundir fotos e historias sobre Gileras clásicas. Luego, con ayuda de una camada valiosa de gileristas armó el grupo de paseo que llegó a sumar 40 Gileras clásicas en una salida memorable. En dos ruedas recorrió rutas de Argentina, Uruguay, Brasil, Estados Unidos, Italia y Suiza.

17 comentarios

  1. Muy bueno Seba, termine de leer la crónica y me volvió el frío!!!

  2. Me alegra mucho de que la hayan pasado de diez!!!! yo tenia pensado ir con la roja, pero el dia domingo fallecio mi abuelo, 95 pirulos….
    Un fuerte abrazo para toda la banda gilerista.

    Nicolas.

  3. Primero y principal, UN AGUANTE INTERMINABLE PARA NICO!!!!!
    Segundo, muy buena la cronica al mejor estilo memento, tercero…. agradezco la oportunidad de dar una mano para la salida y por ultimo, he subido unas cuantas fotos a la pagina http://www.coronasmodificadas.com.ar (se agradeceran comentarios en la seccion contacto) Y saludos a Sebas, y mis felicitaciones !!!

  4. Muy buena onda por parte de todos, fue mi primer salida con gente del palo y por suerte la maquina no me fallo, costo tiempo y trabajo hacer que no me deje a pata!. Espero poder asistir a la proxima reunion.

  5. LOCO… que lindo es leerlo, yo me imagine el frío y a pesar de eso me imagine como lo pasaron, EXCELENTE… pura envidia y de la buena. Yo por mi parte me quede con mucha bronca, por temas de laburo se me complico TODO el finde… en fin… tendré que esperar a la próxima.
    NICO… te mando un abrazo especialmente para vos… para lo que necesites loco, ya sabes.

    Los saluda… el POiO… cada día mas POiO y menos ser humano.

  6. POIO, QUE ALEGRIA LEERTE. Y PARA NICO, QUE VA A HACER HERMANO, FUERZA, FUERZA Y MAS FUERZA. NO CABE DUDA QUE EL ABUELITO DE 95 LA VIVIO A FULL. NO TODOS LLEGAREMOS A ESA EDAD EH. POYITO, SE VIENE CARLOS KEEN, A VER SI ALLI NOS ENCONTRAMOS. VOS NICO SE QUE ESTARAS SEGURO. ABROZOTES GILERISTAS PARA AMBOS DOS.

  7. Muy buena onda, la crónica como siempre exelente, los comentarios una maza, no se imaginan lo que lamento no haber podido ir con ustedes pero el día ya pintaba muy frío y yo que soy medio puto del pecho no daba para tremendo viaje, ojo de la sentadera no tengo problemas pero del cuore me tengo que cuidar, Claudito me hubiese encantado poder estar con vos y con toda la barra pero no va ha faltar oportunidad, me cagué de la risa con el comentario de Matías Spring muy gracioso. Abrazos gileristas para todos.

    PD:Nico un abrazo especial para vos y mucha fuerza, Guardá en tu memoria los buenos recuerdos de tu abuelo y para lo que necesites acá tenés un amigo.

  8. Exelente la cronica, la verdad que frio que pase todavia me pregunto porque mierda no me puse las calzas abajo del jean, pero igual el frio no me arruino la salida es un lujo compartir un dia con gente que tienen la misma pasion, increible como se sumaba gente a lo largo del camino.
    saludos para todos y que se repita pronto

  9. Nico! fuerza un groso el abuelo llegar a los 95! Abrazo gigante!!

    A la banda, que lindo lo deben haber pasadooooo!!! no hay mas excusas para decir, me lo perdíiiiiiii
    Abrazos a todos y Sebas de lujo la crónica!

    Pablo

  10. un abrazo para el gran nico.es la ley de la vida,con las perdidas nos vamos haciendo adultos.
    el viaje una heladera con frizer,la gente una masa,las motos impecables,menos mal q lleve la petaca de mariposa…todavia tengo frio,un abrazo grande para toda la comunidad gilerista.
    pd:me voy al lado de la estufa……

  11. Nico!!! Se te extrañó el Lunes. Mucha gente preguntó por vos. Fuerza y adelante. Ojalá podamos llegar todos a los noventa largos. Abrazo.

  12. Gracias a todos por acordarse, muchas gracias!!!
    Sebas el relato, como siempre, exelente!!!. Al leerlo me da la sensacion de como si yo hubiese estado ahi.
    Bueno haber cuando se hace la proxima salida ehhhh!!

    Un abrazo para todos, Nicolas.

  13. quien es el viejo choto de pelo blanco y pullover gris de la foto? alguien lo llevo en saidecar con una mantita termica

  14. Marianus, viejo nomás!!! Te fuiste lejos para putear a Leito sin consecuencias, ja, ja. Como anda todo por los pagos nuevos? Abrazo

  15. viejo gay que bardeas, te fuistes lejos para no llorar en las salidas por el frio

  16. QUE GRUPO QUE ARMAMOS POR DIOS. SALUDOS Y CARGADAS A LA DISTANCIA, CRITICAS CONSTRUCTIVAS, RECONOCIMIENTO DE ERRORES Y ME PARECE QUE MUCHO COMPAÑERISMO Y EN ALGUNOS CASOS AMISTAD. GRACIAS QUERIDAS GILERAS, POR ESTE Y POR OTROS MOMENTOS QUE ME HICISTES PASAR.

    PD. EL FRIO, DE QUE FRIO ME HABLAN, LAS TANITAS SON LO MAS CALIENTE QUE CONOCI EN MI VIDA. LAS GILERAS DIGO, JA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *